Noticias de navajas y cuchillos

Piedras de afilar: 3 tipos de técnicas que aprender

Piedras de afilar

En ocasiones anteriores os hemos hablado de la importancia de afilar vuestros cuchillos. También del ángulo de afilado correcto para cuchillos y navajas, dependiendo de su uso. Hoy os hablaremos de una parte más técnica a la hora de afilar. Tres formas de hacerlo con piedras de afilar, siendo estas bastante estándar. Hablaremos de un estilo básico y sencillo para todos, y dos estilos más avanzados y que ofrecen mejores resultados.

Obviamente, antes os recomendamos adquirir buenas piedras de afilar. Intentad que su superficie sea amplia, para poder trabajar mejor con ellas. También que su consistencia sea buena, y que el cuchillo no las pueda rayar con facilidad. recordar que la mayoría de piedras requieren un remojo previo de unos 10 minutos. También el constante mojado de la superficie mientras damos pasadas con nuestros cuchillos o navajas.

Tres técnicas para usar con piedras de afilar

Afilado por sectores

Es el afilado básico, y por el que suelen empezar los que se inician. Con las piedras de afilar bien firmes y listas, hacemos el afilado por sectores. Es decir, dependiendo del largo del cuchillo, lo dividiremos en dos o tres sectores imaginarios. Pasaremos el cuchillo por la piedra de forma vertical y recta. Primero afilamos el sector 1, luego el 2 y luego el 3. Así por los dos lados. Es la técnica más sencilla y fácil, pero tiene algunos inconvenientes. El principal es que al hacerlo por sectores, es posible que uno quede mejor que otro. Por tanto, podríamos tener un cuchillo que corte bien en su parte central, pero no en la punta.

Afilado por sectores

Afilado japonés

Es un afilado muy rápido, ya que la superficie que se afila es superior al por sectores. Es también un sistema que mejora los escalones de afilado que puedan quedar en nuestro cuchillo. Sin embargo, aunque el resultado es mejor que el anterior, pueden quedar también algunos pequeños escalones que tendremos que corregir con el siguiente afilado que vamos a ver. Se empieza afilando la parte cercana al mango como si fuera por sectores, pero cambia. Cuando nos alejemos del mango, intentaremos poner el cuchillo en diagonal sobre la piedra. Esto se hace para ampliar la base de afilado, y que podamos pasar una mayor superficie por las piedras de afilar.

Afilado japonés

Afilado americano

Con este afilado, también muy sencillo, garantizamos que el afilado quede estable con toda la hoja. Al menos si lo hacemos bien con un poco de práctica. Es un buen estilo para realizar unas pasadas de mejora al final de cualquier otra técnica que usemos. Tenéis que basar este afilado en dos esquinas de las piedras de afilar. Por ejemplo, las esquinas derechas de la piedra, la superior y la inferior. El cuchillo comienza a afilarse en la esquina superior y, tras pasar toda la hoja por la piedra, la punta del cuchillo termina en la esquina inferior del mismo lado. La hoja pasa por todo el cuchillo haciendo una especie de arco, inclinándose en la parte final para procurar que la punta se afile bien. Recuerda que la punta es una de las partes que más se usan de un cuchillo.

Este es el recorrido que hace la hoja del cuchillo por la piedra:

Afilado americano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *